Jean Pierre Gallardo Becerra

Antes de ser uno de los chefs voluntarios que ahora deleita con sus mejores platillos en el Centro de Apoyo a Niños (as) y Adolescentes Trabajadores (Canat), Jean Pierre se sumergía en el mar de Tumbes para cazar meros de gran tamaño con un arpón. A sus cortos 17 años, la vida de Jean Pierre es un resumen de peligros y aventuras por su necesidad de dejar el hogar a sus cortos 9 años y salir a la calle para buscarse el sustento.

–¿Cómo ingresaste al programa Manitos Creciendo?

–Lo hice a los 9 años y fue gracias a mis hermanos quienes se buscaban el sustento con las carretillas en el mercado. A ellos los captaron y ahí me uní.

–¿Qué te impresionó cuando ingresaste a la institución?

–Yo era un niño muy despierto y me gustó mucho la cocina. Me impresionó que había chicos más grandes que yo y que podía trabajar de igual con ellos. Aquí es un espacio donde te entienden.

–¿A tus 9 años, cuál fue tu primer trabajo en la calle?

–Primero fue vender bodoques en calles y el mercado hasta donde me daba el cuerpo. Ahí ganaba entre 1.50 a 3 soles por día. Salía completamente solo.

–Pero no te quedaste ahí. ¿Qué más hiciste?

–Después conocí a un señor llamado Chavelo con quien primero cargaba agua en burro para venderla en los asentamientos donde no había. Luego comencé a cargar y hacer adobe en las canteras que quedan más alla del asentamiento Ollanta Humala. Ahí tenía 11 años y éramos como 7 niños que ganábamos 20 soles por día.

–¿Qué te ha enseñado trabajar desde niño?

–Me enseñó que nada es fácil y que todo es muy sacrificado en la vida. Me enseñó también a valorar lo que uno tiene. Algunas personas no lo valoran y me causa sorpresa porque parece que nada les costara en esta vida.

–¿Cómo era trabajar en la calle?

–He estado expuesto a muchos peligros porque soy muy aventurero. Trabajar en la calle es peligroso porque no sabes con quien te vas a encontrar ya donde irás a llegar.

–¿Alguna vez temiste por tu vida?

–Fue hace un año y medio. Por motivos familiares fui a Puerto Pizarro en Tumbes a trabajar en la pesca y buceo artesanal para cazar el mero. Un día llegamos en varias lanchas hasta la Isla del Muerto que queda en lado ecuatoriano. Fue el mejor día porque cazamos bastante mero.

–¿Y qué pasó?

–De pronto aparecieron un helicóptero y 5 patrulleras ecuatorianas que nos empezaron a perseguir a balazos. Las balas hicieron varios agujeros en nuestra lancha y realmente pensé que no llegaba con vida hasta el puerto.

–¿Ahí fue que decidiste regresar?

-Claro. Era un trabajo muy riesgoso y además había descuidado mis estudios. Fue cuando la profesora Gabriela me dijo para regresar a Manitos Creciendo, y aquí estoy.

–¿Ahora, cuál es tu sueño?

-Terminar mi Cebas, iniciar la carrera técnica de chef y poner mi restaurante. Elegiría un nombre que tenga que ver con la institución Canat porque es gracias a ellos que llegaré a donde quiero estar en la vida.

Puedes leer la entrevista en el «Diario El Tiempo» de Piura.

O verla aquí: Entrevista Jean Pier

La autoficha

Nací en Piura hace 17 años. Vendía bodoques a los 9 años y  ganaba S/. 1.50 al día. Mi último trabajo fue en Puerto Pizarro donde buceaba para cazar meros con arpón. Me sumergía hasta 4 metros solo con una manguera de oxígeno. Tuve 6 hermanos que no terminaron sus estudios y se fueron a trabajar a las minas y en la pesca en Ecuador. Estoy ahorrando para mi restaurante.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s