Anna Schmieder, voluntaria.

Anna Schmieder«Me cuesta mucho encontrar un buen inicio para describir las experiencias que estoy viviendo. Hay tantas cosas que me encantan en el trabajo con los ninos y el equipo de CANAT. Estoy viviendo cada momento una experiencia distinta, porque al día estoy pasando de un sentimiento al otro: de tristeza a alegria o de matarme de risa a momentos pensativos. Así que trabajar en CANAT jamás es aburrido. Si no consiste en recibir mucho agradecimiento y cordialidad todos los días y de tener en cuenta siempre la dura realidad  de la vida.”

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s