Nuestro nuevo mural

Un día lleno de emociones porque hemos visto nuestro trabajo terminado.

Meta cumplida, sueño cumplido y… ¡seguimos soñando Canat!

Mucho que agradecer sobre todo al esfuerzo de l@s adolescentes de Canat que con su trabajo pusieron ilusión, arte y color al mural; gracias familias bajopiuranas por abrirnos sus puertas y por enseñaron tanto, gracias Diócesis de Austria que hizo posible este proyecto, gracias Magdalena, Judith, Christine, Thamara y Regine por unirse a nosotras, gracias profesores Maurcio y Zeta por llevarnos de la mano en el mundo del arte y gracias equipo y compañeros Jesuitas que siguen impulsando y acompañando nuestros sueños.