Sandra Quiralte Gómez Comino

Me llamo Sandra Quiralte Gómez Comino y me considero una soñadora nata.

Decidí ir a Perú y sobre todo aterrizar en CANAT por diversos motivos, mi sueño por viajar a Latino América, en este caso Perú que desde pequeña ha sido un lugar cercano por las de historias
contadas (los incas, su comida, sus olores, Chachapoyas, su naturaleza, su gente, sus
fiestas…) y lejano por su distancia.

El segundo criterio fue el proyecto en el que realizaría mi voluntariado, la ONG debía nacer en el mismo contexto donde se desarrollaba la acción socioeducativa, por eso decidí CANAT.

He sido voluntaria durante dos meses en Piura, mi experiencia ha sido muy diversa.

Conocer desde dentro las vidas de Manitos ha sido una gran oportunidad en mi desarrollo
personal y profesional.

La parte más humana y profesional del equipo que forma CANAT,
ha sido increíble, la capacidad de resistencia y trabajo que tienen independientemente de las dificultades con las que luchan diariamente, me han dado una lección de por vida, si
trabajas con amor y dedicación todo es posible.

Los verdaderos protagonistas, niños, niñas, adolescentes, jóvenes y adultos que participan de los diferentes programas, ellos y ellas son pura verdad. Estoy muy contenta e increíblemente agradecida con todas las personas que me han dejado compartir la vida, todas ellas me han enseñado su alma, personas increíbles, maravillosas, luchadoras,
guerreras y rebeldes por cambiar el mundo y esto es lo que compartimos.

“Mucha gente pequeña en lugares pequeños, pueden cambiar el mundo”. (Eduardo Galeano)

Con mucho cariño desde lo más profundo de mí, a todos/as los churres de CANAT.

A %d blogueros les gusta esto: